1. Este sitio usa cookies. Si continúas usándolo estás aceptando el uso de las mismas. Saber más.
  2. Bienvenidos a Lisergia

    Nuestro objetivo es compartir información para la prevención de riesgos, amparándonos en la libertad de expresión, nunca para incitar al consumo. Dejamos claro que este no es lugar donde comprar, vender o compartir fuentes ni donde realizar ninguna otra actividad ilegal, y que el usuario que se salte esta norma será baneado.

    Echa un vistazo, si te gusta te invitamos a crear una cuenta para poder participar y aprovechar la plena funcionalidad.

  3. Paremos el embargo de la casa de Quique y Lupe por una planta de marihuana

    Una familia gallega corre el riesgo de perder su casa por cultivar en su huerto una sola planta de marihuana. Para evitarlo, necesitamos algo más de 11.000 euros. Nos hemos puesto un plazo de dos meses para resolver esta angustiosa situación.

    Seguir leyendo...

Recolección de semillas

Tema en 'Plantas enteógenas' comenzado por juan_oxa, 2 de Febrero de 2013.

  1. juan_oxa

    juan_oxa Anarko rata! Moderador Experto en plantas

    Recolección de semillas o frutos


    La recolección de semillas o frutos debe hacerse en el periodo comprendido entre la maduración de la semilla o el fruto (que no necesariamente coinciden) y su desaparición como consecuencia de la diseminación o de la acción de agentes perjudiciales. Las semillas se suelen recoger, en la mayoría de los casos, cuando ya han madurado y antes de que se produzca su diseminación. Es por ello que interesa conocer como se puede determinar el momento de la madurez del fruto. Hay diferentes métodos:

    1) Métodos de campo. Tienen su fundamento en la percepción de los cambios exteriores que sufre el fruto cuando ya está maduro. Estos cambios son: diferente color, cambio de sabor u olor, cambio de densidad, reblandecimiento de los frutos frescos o pérdida de brillo en las semillas de coníferas.

    Método gravimétrico. Basado en el principio de que el peso específico de los frutos disminuye a medida que aumenta la madurez.

    Método colorimétrico. Es otro método no destructivo que se basa en conocer el cambio de color que experimenta el fruto cuando alcanza su madurez.

    Examen de la semilla. Este método destructivo obliga a cortar la semilla y a examinar su aspecto. Los embriones inmaduros tienen un aspecto lechoso mientras que las semillas maduras poseen un endosperma blanco y firme con consistencia de masa. Precisa de recolectores expertos.

    2) Métodos de laboratorio.


    Determinación del peso en seco. Consiste en comprobar cual es el momento en el que la semilla alcanza su máximo peso en seco, es decir, su madurez fisiológica.

    Análisis químico. Están basados en los cambios de los compuestos bioquímicos que tienen lugar cuando se alcanza la madurez. El contenido de azúcares, grasa cruda o el nitrógeno proteico son algunos de los índices utilizados.

    Radiografía con Rayos X. Se basa en el examen del embrión y del endosperma de la semilla. Precisa de los medios adecuados y personal cualificado.

    Contenido en humedad. En muchas especies los conos y frutos al madurar pierden agua. Presenta los mismos inconvenientes que el método de peso en seco.

    Existe, también, la posibilidad de recolectar semillas inmaduras y almacenarlas en condiciones relativamente frescas y ventiladas lo que permite la postmaduración de las semillas dentro del fruto. Este sistema, que ha dado buenos resultados en algunas experiencias sobre determinadas especies presenta como ventajas: ampliar la temporada de recolección, evitar los daños en la cosecha por insectos y otros patógenos, y aprovechar las semillas inmaduras que se han recolectado junto con otras que ya lo estaban. En algunas especies, como es el caso del Fraxinus excelsior, el embrión sigue siendo pequeño y poco desarrollado cuando la semilla ya esta lista para su dispersión, precisándose de otro período de postmaduración con condiciones ambientales adecuadas.


    Época de recolección

    La época de recolección para cada especie corresponde al intervalo comprendido entre la maduración del fruto y su diseminación. La recolección en este período garantiza una semilla madura, de origen conocido y no dañada por agentes externos.
    El método más frecuente para determinar el momento de la cosecha se basa en el estudio fenológico de la zona de recogida (cartas fenológicas), y el patrón de maduración. Pueden distinguirse tres patrones básicos de maduración: (Hartman y Kester, 1975):

    TIPO 1.- Comprende a los frutos o conos secos, dehiscentes, que desprenden con facilidad la semilla y distribuyen semillas individuales secas (por ejemplo, piñas o legumbres). En general, para evitar perdidas de cosecha de las plantas de este tipo debe hacerse antes de que los frutos estén por completo maduros, secándose antes de extraer la semilla. Por ejemplo, folículos, vainas, cápsulas, conos de coníferas, aquenios.

    TIPO 2. - Incluyen frutos o conos que no son dehiscentes y que no diseminan sus semillas de inmediato al madurar (por ejemplo, pino carrasco). En muchos casos las semillas casi secas se cosechan directamente de plantas maduras en pie.



    TIPO 3. - Abarca a las semillas producidas en frutos carnosos. En la naturaleza muchos de estos son comidos por las aves, y las semillas son diseminadas a través de su tracto digestivo. Estos frutos pueden madurar o endurecerse dificultando la germinación, por lo que la recogida debe hacerse en el momento adecuado. Por ejemplo, bayas, drupas, pomos, frutos agregados, etc

    Extracción y almacenamiento de semillas

    Una vez recogida la semilla, con la garantía de su calidad genética, ésta debe ser sometida a una serie de operaciones hasta su utilización o almacenaje. En cada una de estas operaciones hay que prestar una gran atención para evitar que se produzca la pérdida de viabilidad de la semilla en alguna de ellas. Si llega a perderse la misma en una de las fases iniciales del proceso, ni los mejores métodos de almacenamiento o tratamiento previo lograrán resucitarla. Una extracción y una limpieza perfecta de la semilla son una pérdida de dinero si ésta muere después debido a unas condiciones de almacenamiento incorrectas o a una manipulación descuidada en el tránsito. . En estos períodos, debe garantizarse una buena ventilación y evitar que se alcancen altas temperaturas.

    - Extracción y limpieza de las semillas

    Son las operaciones a realizar desde la recogida del fruto o semilla hasta que ésta queda lista para su almacenaje o siembra. Estas operaciones serán muy variables en función de las especies de que se trate y de la cantidad de semilla a producir.
    Dado que lo que normalmente se recolecta en el monte son frutos y no semillas, estos deben someterse a una serie de operaciones hasta que se obtiene la semilla lista para su almacenaje o siembra. La finalidad de este proceso es obtener la máxima cantidad de semilla limpia y viable.
    La primera de todas las operaciones, previa a la extracción, consiste en la manipulación de los frutos o semillas desde la recolección hasta que llega al lugar donde se va a proceder a la misma. Para evitar la pérdida de identidad debe etiquetarse el recipiente tanto dentro como fuera, con la siguiente información mínima: especie, número de lote, localización geográfica, fecha de recolección, peso y nombre del recolector(el nombre del recolector,nº de lote y peso son prescindibles si se hace en plan aficionado).
    Los recipientes a utilizar pueden ser sacos de arpillera, o nylon con objeto de favorecer la circulación de aire, o bolsas de polietileno en el caso de semillas recalcitrantes. Una vez llegado el fruto a la planta de procesado, las operaciones a las que puede verse sometido son las siguientes:


    Operaciones previas a la extracción.

    Limpieza de los frutos: Normalmente por cribado para la eliminación de impurezas. En algunos casos es la única operación que se realiza en aquellas especies en las que sus frutos y semillas se emplean casi como se recolectan o tan sólo precisan de una pequeña limpieza consistente en separarlas de los envoltorios que las cubren, de las ramillas y demás impurezas que las pueden acompañar

    Almacenamiento del fruto: puede ser necesario por la incapacidad de las máquinas para extraer todos los frutos que han llegado o para completar su maduración (coníferas). El lugar de almacenamiento debe ser seco, fresco y bien ventilado al objeto de evitar el desarrollo de mohos y altas temperaturas.

    Extracción de la semilla
    Los diferentes métodos utilizados dependen del tipo de fruto, cabe agruparlos en cuatro categorías:

    Secado: tiene su fundamento en que los frutos secos dehiscentes permanecen cerrados hasta que su humedad baja de un determinado contenido, abriéndose en ese momento y liberando la semilla. En la naturaleza, esta desecación es consecuencia de la interacción temperatura y viento. Los tipos de secado que normalmente se han utilizado son el secado al aire, secado al sol y secado en hornos.

    El secado al aire: se utiliza para aquellas especies en que sus piñas se abren o desintegran por la acción directa del aire a la temperatura ambiente y son muy sensibles al calor (Abies). Los frutos se extienden en capas de poco grosor sobre el suelo (madera, ladrillo) en naves muy bien ventiladas y son volteados frecuentemente. Este procedimiento tiene el inconveniente de necesitar un verano completo para la obtención de la semilla, con la demora y la necesidad de almacenamiento del fruto correspondiente. Las ventajas son la simplicidad o el bajo coste en infraestructuras, pero alto en mano de obra. Un problema añadido es el riego de ataques por insectos y animales.

    El secado al sol: se utiliza para aquellas especies que abren sus frutos al exponerlos durante algún tiempo a la acción conjunta del sol y del viento. Es el método más primitivo que se conoce y se ha desarrollado en toda la región mediterránea para extraer la semilla de Pinus pinea, P. pinaster, P. halepensis, Cupressus spp., etc. Tiene como inconveniente su lentitud ya que las piñas que se recolectan en un año no se extraen hasta la primavera siguiente y como consecuencia la semilla no se podrá emplear hasta el otoño o la siguiente primavera, Su ventaja es la economía.

    El secado en hornos: es necesario en las regiones de clima húmedo y siempre que se quiera utilizar los frutos recogidos en otoño para la siembra de primavera. Para conseguir un secado perfecto debe someterse a las piñas a una corriente de aire caliente cuya humedad vaya disminuyendo gradualmente. Para evitar la muerte del embrión hay que controlar la temperatura que no supere los 60º C en ningún momento.

    Desgrane (Trillado): Consiste en el desgrane de los frutos mediante medios mecánicos principalmente. El método es utilizado para aquellas especies cuyos frutos en legumbre o cápsula se extraen fácilmente golpeándolos para que se desgranen o para separar los frutos cuando estos aparecen en racimos o manojos (Acer, Fraxinus, etc.). Se puede realizar mediante máquinas como molinos de martillos o cuchillas, o bien extendiendo los frutos en una parva sobre el suelo y procediendo a su pisado o vareado. . Una vez trillada la semilla se usará uno de los métodos de limpieza para separar las cáscaras de estas.

    Despulpado (Maceración): Se aplica a las especies con frutos carnosos en las que es preciso separar las semillas de la pulpa. El proceso consiste en las siguientes etapas: trituración mecánica o maceración de los frutos, separación de las semillas, limpieza y secado de las semillas hasta obtener un contenido de humedad óptimo para su conservación. Durante todas las operaciones de despulpado se debe dirigir un chorro de agua suficiente para evitar que se forme una pasta, difícil de manipular, de semilla y pulpa. Si el fruto es lo suficientemente carnoso como por ejemplo el de Olea europaea no será necesario el empleo del chorro del agua.

    Limpieza de la semilla

    Una vez que se han extraído las semillas de los frutos y que se han dejado secar hasta un contenido de humedad aconsejable, deberán someterse a diferentes operaciones de limpieza con objeto de separar las semillas viables de las vacías y no viables y de los fragmentos inertes de fruto. Los métodos más empleados son:

    Aventado: con esta operación se logra separar las semillas buenas y las impurezas pesadas de las semillas vanas e impurezas livianas. Esta operación se puede realizar a mano o mediante el empleo de aventadoras. Una muestra de semillas, cuando esta sometida a una corriente ascendente de aire a una velocidad determinada, se divide en una fracción ligera y en una pesada, de manera que la primera asciende más que la segunda.

    Cribado: consiste en pasar las semillas por cribas con mallas de distinto tamaño, acompañadas de un movimiento rotatorio.

    Desalado. Algunas especies precisan de un desalado previo (Pinus, Picea, etc.), con objeto de reducir el volumen que ocupa la semilla y evitar los inconvenientes que supone el empleo de semillas aladas en las máquinas sembradoras.

    Flotación: se basa en los métodos densimétricos ya vistos en la maduración. y consiste en separar las semillas por densidad o peso específico. Los líquidos que se emplean suelen tener un peso específico inferior a 1, de manera que las semillas buenas van al fondo mientras que las semillas vanas e impurezas se quedan en la superficie. Sí el líquido es agua las semillas llenas la absorben haciéndose más pesadas y se hunden. Debe ser utilizado con precaución para evitar problemas posteriores en la semilla (hongos, reblandecimiento, etc.).

    Lavado: Consiste en una criba sobre la cual se deposita la semilla con los restos de pulpa. A continuación mediante un chorro de agua a presión se eliminan los restos de pulpa, que pasan a través de la criba, quedando la semilla limpia retenida en la misma.

    Separación centrífuga o por vibración: se basan, al igual que el método anterior, en el peso específico de las semillas. De tal forma que, cuando las semillas se centrifugan en un cilindro abierto, las partículas más pesadas son las primeras que ascienden y salen del cilindro. La variación en la velocidad de rotación permite la separación de las partículas de peso distinto.
    A Lisergyo, Marioto, Sr. Sofisticado y 2 otros les gusta esto.